Un vidrio polarizado cuenta con una capa superficial que consiste en una lámina para polarizar autos, oscurecida o ahumada. Estas láminas absorben o reflejan los rayos que llegan verticalmente. En caso de que un cristal se llegue a quebrar, la lámina que se adhiere al vidrio del vehículo también evita que ocasione daños o lesiones al conductor o pasajeros. Además, al regular el paso de la luz y el calor al interior del auto torna el ambiente bastante más fresco y oscuro, cosa que se agradece en zonas muy cálidas y agobiantes.

Trabajamos con láminas de marcas de primera línea ofreciendo productos de vanguardia en polarizado de vidrios de autos combinando confort, estética y seguridad.